Si estás aquí es porque quieres, de alguna forma u otra, integrarte en el mundo digital pero, al mismo tiempo, tienes demasiadas dudas sobre el tema.

Quizá solo quieres evitar caer en un mundo que realmente no era lo que te esperabas, pero has cometido el error porque no te informaste lo suficiente o, al menos, no lo suficientemente bien. También puede ocurrir que ya hayas cometido errores y que estés buscando la manera de no volver a caer en ellos.

¿Esto es útil para mí? Se que quiero algo, pero no se lo que quiero. Quiero adentrarme en este mundo, pero no se por dónde empezar. ¿Es tan complicado como dicen o simplemente es que a la gente le gusta hablar demasiado?

💪💪 Esperamos responder estas y otras muchas dudas en nuestra página web. Orientarte hacia lo que quieres conseguir es el primer paso hacia el éxito, por lo que es totalmente recomendable mirarlo todo bien, darle algunas vueltas y planificar todo como es necesario.

Por supuesto, si aun con la información que te proporcionamos no eres capaz de resolver todas tus dudas, puedes poner un comentario o hablar directamente con nosotros a través del formulario de contacto.

¿De qué vas a trabajar?

El ámbito de la programación no es algo homogéneo como mucha gente suele pensar. Es lógico, cuando no conoces este mundo tan complejo, creer que todos los programadores se dedican a lo mismo.

Pero no es así en absoluto, puesto que hay una gran cantidad de diferentes áreas de especialización. ¿Cuál es la más adecuada para ti? Sigue leyendo y encontrarás el entorno perfecto para lo que buscas.

1. Desarrollador web

¿Quieres desarrollar algún tipo de proyecto relacionado con el mundo de la web? Todos tenemos claro que hoy en día, Internet es una muy importante parte de nuestras vidas. Por ello, no es difícil pensar que tener páginas web vistosas, bien diseñadas y rápidas es algo muy importante en diferentes ámbitos.

El caso más claro tiene que ver con el mundo de las empresas. Actualmente, un negocio que no se venda bien en Internet, está prácticamente muerto. Como bien dijo Bill Gates «habrá dos tipos de negocios en el siglo XXI, aquellos que estén en Internet y aquellos que ya no existan».

Es una frase dura pero que, al mismo tiempo, nos da a la idea de lo importante que es el desarrollo web. No lo dudes, si quieres ser programador en el mundo de la web, tanto si es como empleado o como parte de un proyecto personal tuyo, habrá mucha gente que quiera solicitar tus servicios.

2. Programador de aplicaciones empresariales

¿Quieres dedicarte a desarrollar aplicaciones empresariales? La orientación a objetos es una de las formas de programar que más éxito ha tenido, sobre todo en lo que respecta a diseño de aplicaciones complejas, que deben funcionar en entornos empresariales.

Sin duda, el lenguaje más conocido en el mundo de la orientación a objetos es Java, pero actualmente existen muchos lenguajes que siguen este modelo de programación, comúnmente junto a otras formas de programar (Python, C#, C++, por ejemplo).

Es cierto que no todos los lenguajes orientados a objetos son útiles para realizar aplicaciones empresariales. Hay algunos, como Python, que suelen enfocarse a otro tipo de proyectos, sobre todo para aquellos donde desarrollar códigos muy rápido es indispensable.

Por ello, no son tan recomendables para aplicaciones que se espera, duren mucho tiempo seguido funcionando y tengan un mantenimiento constante, añadiendo nuevas funcionalidades.

Pero es complicado establecer una clasificación de los tipos de lenguajes que existen. Es muy común ver como dos fuentes distintas pueden llevar a engaño porque cada una describe un lenguaje de manera distinta. Incluso, existen algunos tipos de clasificaciones que un grupo de personas considera pero otro no.

Para evitar estos conflictos, en nuestra web intentaremos describirlo de la mejor manera posible y, sobre todo, enfocándolo siempre a la utilidad práctica que suele tener en el mundo real.

3. Programador de sistemas embebidos

¿Quieres adelantarte al auge del Internet de las cosas? Probablemente no conozcas el término de sistema embebido. Puede parecer extraño hablar de «sistemas embebidos, embarcados o empotrados» pero es más común de lo que piensas.

Son una clase de dispositivos que se encargan de realizar tareas muy concretas y específicas. Por ejemplo, los cajeros automáticos o las cajas de autoservicio de las tiendas son casos concretos de esto.

Hoy en día, con la aparición del IoT (Internet de las cosas) se ha abierto un nuevo mundo para estas máquinas. Son dispositivos idóneos para desarrollar sistemas de carácter domótico pero, al mismo tiempo, también pueden aportar bastante en el mundo de la industria.

Seguro que has oído hablar de Arduino o Raspberry Pi. Son dos claros ejemplos de este tipo de sistemas de los que estamos hablando.

El campo de la domótica puede experimentar un auge en los próximos años gracias a lo baratos y fáciles de adquirir que se están haciendo estos aparatos.

Si tenías pensado aprender a programar este tipo de dispositivos, es un gran momento, porque en un futuro no muy lejano podría suponerte una ventaja competitiva enorme en el mundo laboral.

4. Programadores de bases de datos

¿Quieres encargarte de trabajar contra las bases de datos? Las bases de datos son un recurso muy utilizado en la informática ya que permiten almacenar la información con una estructura definida y concreta para que más tarde pueda ser recuperada de una forma intuitiva.

Gracias a los lenguajes de programación en el ámbito de las bases de datos, se puede montar un servidor en el que se almacenen todos los datos. Esto permite, entre otras cosas, que la información sea almacenada en un entorno seguro utilizando diversos recursos para evitar que esa información se pierda o se dañe como consecuencia de los inevitables fallos de los sistemas informáticos.

El lenguaje más conocido en el mundo de las bases de datos es, sin duda, el SQL. En SQL se define una manera de estructurar la información almacenándola en estructuras con forma de tabla. El lenguaje asociado permite construir esas bases de datos y tablas, permite insertar datos nuevos, eliminarlos, modificarlos o simplemente recuperarlos para trabajar directamente con ellos.

Además, existe un software denominado «gestor de base de datos» que permite hacer todas estas tareas con tan solo conocer el lenguaje SQL, con el que se pueden hacer consultas directamente contra la base de datos, con un lenguaje bastante próximo al natural.

Cabe destacar que también existen otro tipo de bases de datos, que no son SQL. Esto no es ampliamente conocido ya que el entorno SQL suele ser suficiente para las aplicaciones más comunes.

Sin embargo, cuando se debe trabajar con bases de datos de gran tamaño y la velocidad de las consultas es crítica, SQL podría no se capaz de resolver el problema con eficiencia, con lo que en la actualidad se pueden encontrar otro tipo de esquemas de almacenamiento de la información en bases de datos.

5. Programador de videojuegos

¿Quieres ser programador de videojuegos? Este es probablemente el sueño de muchos. La programación de videojuegos es otro ámbito muy interesante en la informática y que hoy en día tiene un gran volumen de negocio.

Además, una de las ventajas de este ámbito de la programación es que puede ser adaptado a otras entornos donde se requiera del desarrollo de un mundo virtual generado por ordenador, donde el usuario pueda incluso interaccionar con él.

Eso sí, lo primero que debes tener en cuenta es que, como programador de videojuegos, te encargarás de especificar el comportamiento de los personajes con cuestiones como la interacción entre ellos y con el entorno (sobre todo cuando deben mostrar un comportamiento inteligente y realizar cosas de forma autónoma como suele ocurrir con los NPC) además de otras cuestiones como almacenar y modificar la puntuación de los personajes, su nivel de vida, cambiar de pantalla cuando se cumple un objetivo, restringir la realización de determinadas acciones en función de la situación del protagonista o aspectos similares a estos.

Esto quiere decir que no te vas a encargar de la parte de diseño gráfico de los personajes, los escenarios o los objetos, ni tampoco de las animaciones, a menos que desarrolles tu videojuego y quieras hacerlo todo por ti mismo.

Incluso en este caso, no es muy recomendable que hagas tus propios diseños (sobre todo si es un juego en 3D), porque te consumiría demasiado tiempo y hoy en día las bibliotecas de elementos gráficos son muy extensas.

Además, las bibliotecas ofrecen a menudo objetos, personajes, escenarios y animaciones con una excelente calidad y muchos de ellos son gratuitos. De todos modos, si te metes a fondo en el desarrollo de videojuegos y lo conviertes en tu forma de vida, no te importará pagar algún que otro objeto de las bibliotecas.

Dentro de la programación de videojuegos hay principalmente dos formas de abordar los problemas.

Una es programarlo todo desde cero, utilizando librerías específicas de programación para videojuegos que pueden abarcar todo lo relacionado con los gráficos, el sonido, las imágenes o cualquier otro elemento que sea necesario en un videojuego.

La otra consiste en utilizar lo que se denomina «motor de videojuegos», donde muchas de las cosas más repetitivas ya han sido desarrolladas por otras personas y han sido convenientemente validadas.

Por lo general, si quieres aprender a programar videojuegos para trabajar por tu cuenta, lo más aconsejable es que te centres en aprender un motor concreto, ya que cada uno funciona de una forma.

Uno de los más conocidos, sin duda, es el Unity. Este motor ofrece la opción de utilizar diferentes lenguajes, aunque el más común es C#. También existen otros entornos de motor de videojuegos como es el caso del Unreal Engine, el Cry Engine y otras plataformas menos conocidas.

Por lo general, suelen tener una versión gratuita más simple y otras de pago, con más funcionalidades, además de que algunas plataformas te pueden exigir que les pagues en caso de que tus videojuegos facturen por encima de una determinada cantidad de dinero.

6. Programador para sistemas operativos

¿Quieres programar para los sistemas operativos o para dispositivos embebidos? Es un poco complejo enmarcar al lenguaje C entre todo este enorme conjunto de tipos de programación. C se caracteriza por ser un lenguaje rápido y eficiente en muchos sentidos.

Por ello, no es difícil darse cuenta de lo útil que puede resultar en entornos tan críticos como el de los sistemas operativos. Si deseas trabajar en algún entorno donde se utilice sistemas operativos Unix, como es el caso de los sistemas Linux o Mac OS, existen algunos proyectos en los que el lenguaje C resulta muy utilizado.

Si algo caracteriza a C es que resulta muy útil para trabajar a «bajo nivel», es decir, que permite dar órdenes muy próximas a cómo el procesador las entiende.

Esto resulta muy potente para la programación de dispositivos embebidos, en muchas ocasiones complementado con el el lenguaje ensamblador, que todavía es de más bajo nivel que C.

7. Aprendizaje automático

Otra de las áreas que han ganado mucha fuerza en los últimos años es el aprendizaje automático, una subárea de la inteligencia artificial que nos permite resolver problemas que otros algoritmos tradicionales no podrían. Entre los problemas que se pueden resolver con el aprendizaje automático destaca el reconocimiento de patrones, en elementos como audio, imágenes y otro tipo de señales.

Uno de los ejemplos más clásicos es el de la clasificación de imágenes y, todavía más típico, es el ejemplo de clasificación de imágenes en función de si en ellas hay una cara o no. Gracias al aprendizaje automático podremos dotar a un ordenador de la capacidad de poder reconocer los patrones que determinan la existencia de una cara en una imagen y determinar si en dicha imagen hay una cara o no.

8. Visión artificial

Un poco solapado con lo anterior, la visión artificial es un ámbito multidisciplinar que principalmente involucra a la informática en el que se pretende dotar a los ordenadores de la capacidad de obtener métodos automáticos para resolver problemas que están relacionados con las imágenes. La visión artificial no tiene porque utilizar aprendizaje automático, pero hoy en día es prácticamente impensable trabajar en visión artificial sin tener en mente ese otro ámbito.

La visión artificial permite resolver problemas de clasificación como los mencionados en el apartado anterior de aprendizaje automático pero también permite llevar a cabo tareas de gran importancia. Si quieres saber más sobre el ámbito de la visión artificial, te puedes pasar por la sección que tienes a continuación.

Categorías: Informática