En su libro “12 Reglas para vivir: Un Antídoto al Caos” Jordan Peterson comienza el primer capítulo con este regla de “Enderézate y mantén los hombros hacia atrás”.

De aquí viene la ya tan reconocida broma de Jordan Peterson y las langostas.

¿Por qué?

La idea que Jordan Peterson quiere explicar en este capítulo es que las jerarquías existen y deben existir, ya que son algo que existe mucho antes que los árboles incluso, ya que las langostas se organizan en jerarquías y las langostas existían antes que los árboles.

Esta idea se expone en contra de la idea de que somos todos iguales, que tanto tienden a instaurar las ideologías colectivistas.

Jordan Peterson habla de las jerarquías de valor, en las cuales los más valiosos deben estar arriba y los menos valiosos deben estar abajo.

Esto nos hace inherentemente diferentes y lo único que podemos hacer para cambiarlo es ascender en esas jerarquías (si lo que uno pretende es vivir bien, claro).

La idea es muy equiparable a una compañía funcional, lo cual puede ser una empresa en la cual las cosas van bien.

Si las cosas van bien es porque los que mandan están ahí porque realmente se lo merecen y porque pueden hacer frente a sus responsabilidades y aquellas personas que no pueden hacerles frente, tendrás que estar un escalafón por debajo.

Pero es que, además, las jerarquías son algo que aparece prácticamente en cualquier sitio en el que nos encontremos y lo mejor de todo es que, en el fondo, somos conscientes de ello y, de hecho, nos posicionamos dentro de ellas a veces sin darnos cuenta.

Ocurre en nuestra familia, en nuestro centro de trabajo o de estudio, en una reunión de amigos, en una fiesta…

Y además somos capaces de identificar a la perfección quién está arriba en la jerarquía y quién está abajo.

Cuando vemos a un grupo de amigos, rápidamente identificamos quién es el que manda, quiénes son los que le siguen y quiénes son los más… por así decirlo… pringados.

Y en una fiesta ocurre algo similar. Hay gente “popular”, esa que le llaman “el alma de la fiesta” y hay gente impopular, que es aquella en la que nadie se fija.

La idea de jerarquía la escenifica muy bien Jordan Peterson bajo un punto de vista biológico.

Las langostas, ese ser que como decía antes es bastante antiguo, ya posee ciertos circuitos químicos que le hacen sentirse diferente en función del lugar que ocupan en la jerarquía.

¿Qué quiero decir con esto?

A menudo, las langostas se pelean para ver quién es la langosta dominante (¿te resulta familiar?).

En una pelea, va a haber un ganador y un perdedor. El ganador se llevará la gloria y demostrará su valor dentro de la jerarquía social.

El simple hecho de ser “quién manda” le hace segregar unas substancias que le hace sentirse bien.

Por su parte, el simple hecho de ser “quién pierde” le hace segregar unas substancias que le hace sentir bien.

Y esto no es una cuestión ideológica ni de educación. Es un mecanismo químico que se ha extendido a muchos otros seres vivos como nosotros.

¿Quién no ha experimentado esto alguna vez?

Y lo más curioso de todo es que la langosta que se siente bien tiene mayores probabilidades de ganar la siguiente pelea, mientras que la langosta que se siente mal tiene mayores probabilidades de perder la próxima pelea.

Podríamos pensar, en un principio, que ya que la langosta ganadora ha salido victoriosa una vez, sería más lógico que la naturaleza le brindase a la perdedora una oportunidad más grande de ganar a la próxima.

Pero es todo lo contrario. Este es un patrón que se repite constantemente en la naturaleza y de lo que Jordan Peterson hace mención en muchas ocasiones a lo largo de su libro.

Es aquello de “los que tienen cada vez tienen más y para los que no tienen, lo que poco que tienen les será arrebatado”, algo sobre lo que el psicólogo habla largo y tendido no solo en su libro, si no en casi todos sus vídeos.

¿Cuál es el consejo de este capítulo?

Que no te achiques ante la adversidad y camines recto, porque así es como caminan las langostas victoriosas y que, por tanto, habitan en lo más alto de su jerarquía social.

Categorías: Estilo de vida

0 comentarios

Deja una respuesta

Marcador de posición del avatar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *